6 consejos para empezar una búsqueda

Buscar personas para un equipo de trabajo no es una tarea para tomarse a la ligera. Se trata de un proceso que requiere analizar la organización, las necesidades y las expectativas.

carolina-brinusio

Por Carolina Brinusio.

Luego de 20 años de experiencia, sostengo que definir un perfil lleva su tiempo y es un trabajo en equipo…. y aunque parezca algo simple, no lo es.

Hay que tener en cuenta diversas variables y ser lo más concretos y honestos posible.

Entonces, ¿por dónde empezar?

1) Observarse a uno mismo: pensar en qué tipo de organización tengo, qué hago, cuáles son mis objetivos, a dónde quiero llegar, qué tipo de cultura (clima, valores) poseo, cómo trabajamos, dónde estamos ubicados, etc. Se trata de mirar hacia adentro, ver qué nos mueve para luego ver qué tipo de perfil necesitamos.

2) Tener claras las necesidades: ¿Qué espero de esa posición HOY? ¿Qué necesidades tengo? ¿Qué me hace falta realmente?

3) La comunicación: ¿Cómo son los canales de comunicación que poseo? ¿Cómo comunica mi organización? ¿Dónde? ¿Con qué estilo?

4) La descripción del perfil: en la descripción del perfil, lo mejor es intentar ser simples y concretos. Identificar lo que es súper necesario (excluyente), que sin ese conocimiento o herramienta no se puede hacer la tarea, y ubicarlo primero; luego establecer los “ideales”, es decir, lo que sumaría mucho tener. Otro punto importante es hacerlo con criterio, ser honestos con lo que se pide que muchas veces resulta inalcanzable.

5) El encuentro con la realidad: Con la descripción realizada, debemos hacernos una nueva pregunta. ¿Puedo sostener este perfil? Muchas veces me ha pasado de encontrarme con clientes que tienen una hermosa descripción de perfil y que desde lo ilusorio e idealista suena lindo… pero con honestidad brutal necesitamos preguntarnos si realmente la organización puede sostener todo eso que creemos que necesitamos. Un buen ejercicio es pensar qué estamos ofreciendo… ¿Horarios? ¿Beneficios? ¿Sueldo neto o bruto? (tener en claro este último punto suma mucho).

6) Recordar, siempre, que la otra persona también decide: No nos olvidemos de que una búsqueda es un vínculo, y esto hace que ambas partes estén situadas en la toma decisión.

En resumen, esto es algo que nos pasa a todos en la vida cotidiana. Siempre empecemos por OBSERVARNOS y entender qué PUEDE OFRECER MI ORGANIZACIÓN.

De esta manera, las búsquedas serán menos frustrantes para ambas partes, más reales y hasta seguramente podrán llegar a un resultado más acorde a lo que HOY se puede.


Sobre la autora:
Licenciada en Relaciones del Trabajo de la Universidad de Buenos Aires con más de 20 años de experiencia en el mundo de la comunicación y la publicidad. Desde el año 2012 es directora y fundadora de la consultora de recursos humanos DOS rh.
FacebookTwitterInstagram
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s