Inteligencia artificial y publicidad

CarinaSuarez
Por Carina Suárez.

Siempre que nos referimos al futuro, es inevitable hablar de los robots. Fantaseamos con la idea que nos vendieron las películas, de que un día dominarán el mundo y harán todo por nosotros. Actualmente, ya no es una locura pensarlo, porque cada vez está más cerca de ser una realidad.

La tecnología ha transformado la forma en la vivimos en todos los aspectos. Parte de este cambio, es la aparición del comercio electrónico, que tiene el objetivo de simplificar el proceso de compra y nos permite recibir casi cualquier producto sin movernos de casa. Grandes compañías como Amazon, entendieron para dónde apuntar y han conseguido con el tiempo un gran número de clientes fieles a su servicio. Por eso, no es novedad que tras más de veinte años en el mercado, se sigan renovando. El último gran paso que dieron fue la apertura de una tienda física que es totalmente distinta a cualquiera que conocemos. Amazon Go es un concepto que parece sacado de la ficción, donde si queremos comprar algo solo debemos tomarlo y salir de la tienda, sin pasar por caja.

Esta experiencia de venta que ellos llaman ‘Just walk out’ es posible gracias a tecnología como visión artificial, fusión de sensores y aprendizaje profundo. Esta detecta automáticamente cuándo se toman o devuelven los productos y los rastrea virtualmente. Al terminar la compra, uno puede irse e inmediatamente le llegará a su teléfono el recibo en su cuenta de Amazon. Bajo ese modelo de negocio, ya no se necesita contratar a cajeros, encargados de seguridad, etc. Estos puestos de trabajo se reducen a software capaz de controlar todo lo que sucede en el establecimiento. Es un hecho entonces, que mucha gente se está quedando fuera del mercado laboral. Sin embargo, la tecnología también crea nuevos puestos de trabajo conforme a las necesidades que surgen.

En Reino Unido, la consultora Deloitte hizo una investigación en 2016 en colaboración con la Universidad de Oxford, que determinó que el 35% de los puestos de trabajo van camino de desaparecer entre 2025 y 2035. Aunque parezca desalentador, esto viene ocurriendo desde hace muchos años, ya que las máquinas aparecieron para mejorar las condiciones laborales de la gente. Simplifican procesos, aumentan la eficiencia, mejoran la productividad y a la vez generan puestos de trabajo. Sin la aparición de las máquinas, hoy no se necesitaría especialistas en su manejo, programación o reparación, por ejemplo.

Además, hay labores que las máquinas aún son incapaces de realizar. En China, se presentó la primera robot narradora de noticias. En la agencia de noticias Xinhua, apareció Jia Jia, entrevistando al editor de la revista Wired, Kevin Kelly. Jia entiende el diálogo y tiene algunas expresiones faciales y movimientos, pero aún está muy lejos de ser una verdadera periodista. Lo mismo sucede en sectores como el entretenimiento, servicios de salud y atención al cliente, donde el factor humano es indispensable. En el mundo de la creatividad sucede lo mismo, nuestra capacidad de razonar e imaginar parece ser irremplazable. Sin embargo, ya hubo intentos porque la tecnología cumpla estas funciones. En McCann Japón, se creó el primer Director Creativo que es un sistema de inteligencia artificial, llamado AI-CD β. Este sistema analizó las campañas ganadoras de premios internacionales durante los 10 últimos años y fue capaz de crear su propio comercial. Para probar sus resultados, se enfrentó a un creativo humano, Mitsuru Kuramoto. Se pusieron a prueba creando su propia pieza para Clorets Mint Tab, ¿sabes cuál fue hecha por cada uno?

Ambos se sometieron a votación del público y el creativo Kuramoto (autor de la primera pieza) ganó con el 54%. La inteligencia artificial generó un comercial a partir de un análisis de piezas anteriores, como un creativo que va tomando referencias. Pero hay algo de lo que se nutre también la publicidad que va más allá de campañas ganadoras de premios, como la coyuntura, el humor, el día a día. Por eso, como publicitari@s debemos dar un aporte que vaya más allá de una buena idea. El componente ‘humano’ que acerca las marcas con la gente y la sensibilidad para transmitir los mensajes, son sin duda diferenciales, que al menos por ahora, la tecnología no puede reemplazar.


Sobre la autora:
Publicitaria apasionada por la música y la tecnología. Puedo vivir sin Facebook pero no sin Spotify.
Contacto: Instagram.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s