Lactancia materna: ¿cómo se vive en el ámbito laboral?

Foto_Cande
Por Candela Moscoso Feuillade.

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de La Lactancia Materna. Se trata, actualmente, del movimiento más grande en defensa de la lactancia, ya que participan todos los estados miembro de la OMS y UNICEF.

Cientos de estudios y profesionales hablan de la importancia que tiene el período de lactancia materna para el crecimiento del bebé, pero hay una realidad que hace que las madres, muchas veces, no puedan amamantar a sus hijes ni el tiempo necesario ni de la manera indicada.

Si bien existen muchas leyes y tratados internacionales que establecen la obligación de tener lactarios en los lugares de trabajo, reducción horaria y períodos de descanso, muchas mujeres desconocen esto o no pueden hacer uso de sus derechos porque sus empleadores no les brindan estas posibilidades.

Melisa María Sol González, cofundadora de Abofem, aclara que la “responsabilidad del empleador es crear el ámbito adecuado para la práctica de la lactancia materna”. Tanto la Constitución Nacional en su art. 75 inc. 23 como la Ley de Contratos de Trabajo en su artículo 179 establecen con claridad cómo debe ser el régimen para trabajar durante el período de lactancia.

Marina Mendez era presidenta de Latinoamérica de Omnicom Media Group cuando fue madre. En todo momento supo cuáles eran sus derechos y qué debía exigirle a su empleador. Sin embargo, asegura que “pretender que se cumplan era casi como ser una terrorista”. Mendez aclara que lo que sucedía por ese entonces no era que sus superiores no entendieran la situación, sino que “simplemente, no les interesaba”. “Ya bastante habían sufrido por mi ausencia cuando tuve a la beba”, remata.

Pero la situación no es la misma en todos lados. Florencia Palumbo, Jefa de Prensa y Comunicación en Newsan, fue mamá dos veces y tuvo la suerte de que en su trabajo la apoyaran y le brindaran facilidades para poder amamantar. Con su último hije, tuvo y tiene -porque aún trabaja en Newsan- la suerte de que su empresa le brinde la posibilidad de hacer una combinación de home office y oficina a fin de poder darle la teta a su bebé. Además, Newsan, ubicada en Ushuaia, cuenta con lactarios, lo que le permite a las madres extraerse leche en un lugar higiénico y cómodo para, no sólo poder dejarle al bebé leche materna mientras ellas están en la oficina, sino, también, para evitar que se produzca una mastitis.

Dentro de la industria publicitaria otra de las dificultades que deben atravesar las madres es el tener que “clavarse” porque, principalmente, según Marina, “las mujeres en posiciones creativas y de poder están para seguir produciendo y generando negocios y premios, no para ser madres”. Para Florencia “a veces tenemos que poner un límite en lo trabajos porque la historia cambia cuando aparecen les niñes”.

Cada realidad es un mundo. Por eso, no se puede afirmar que en ningún lugar de trabajo se respetan las normas que hablan sobre el período de lactancia. Sí se puede decir que, en la mayoría de los casos, no existe un lactario para que las madres puedan extraerse leche o, a veces, hacer horario reducido genera “complicaciones internas” que llevan a tomar la decisión de no hacer uso de ese derecho.

“Hay que trabajar en que las mamás que no pueden dar la teta no se sientan mal o frustradas. Conozco muchas mujeres que lo sufren, quizás más por el mandato social, que por lo que realmente ellas piensan o sienten”, comenta Florencia y concluye: “Dar la teta no es la única manera de ser la madre que una quiere ser, cada une hace lo que puede y hay que respetarlo”

 

*Foto de: CIMyN
Anuncios

One thought

  1. Creo que el mensaje del final es injusto. Si bien es verdad que no hay que hacer sentir mal a las madres que no pueden dar la teta, así como no hay que hacerlas sentir mal por nada de nada de lo que DECIDAN o puedan hacer, en lo que hay que trabajar es en que la sociedad respete y apoye la lactancia. Además de los problemas de mastitis que puede generarle a la madre, se está privando de un vínculo, nutrientes y defensas valiosísimas. Ya es difícil desde una mantenerla por un montón de motivos, generar ambientes propicios no tiene por qué traer perjuicios ni a los compañeros de trabajo ni a la propia madre. Es respeto, tolerancia y apoyo. Si la madre no estuvo durante su licencia, la empresa puede contratar un reemplazo temporal para que no haya problemas. Tener una transición adecuada a la reincorporación del horario completo. Y luego, “negociar”, entender que la madre, si bien necesita tiempo de adaptación, puede “clavarse” home office en todo caso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s